SHTSL_SHOT_07_THREEGIRLS_065_v2QC_RGB

Consejos para evitar irritaciones cuando te rasuras

Por: Cultura Colectiva abril 25, 2018

Nada como una piel suave y sin vellos, ya sea que quieras lucir espectacular en una salida y lo que venga o simplemente quieras disfrutar de la suavidad de tus sábanas directamente sobre tu piel, es una parte esencial de cualquier rutina de belleza. Desafortunadamente hay veces que lo hacemos solo para descubrir que tenemos un grupo horrible de pequeñas cortadas, una enorme que parece ataque de animal salvaje o tanta irritación que ni podemos lucir nuestra piel ni disfrutar de suavidad externa.

Vía: Pinterest

Vía: Pinterest

Lo que pasa es que simplemente tomar un rastrillo y derribar vellos cual leñador no es el procedimiento correcto, ten en cuenta que la piel suele ser sensible, para algunas más que otras y pasarle un objeto afilado sin duda afectará esta sensibilidad. Pero no hay que temer, solo es cuestión de construir una rutina adecuada y estaremos listas.

Vía: Grycat

Vía: Gfycat

Exfolia tu piel

Este paso puedes hacerlo antes o después de lavarte con jabón, sin embargo, es recomendable hacerlo en seco para acabar completamente con todas las imperfecciones. Puedes ayudarte con un guante exfoliante o preparar tu propia mezcla con aceite de coco y azúcar morena, lo importante es que te asegures de cubrir toda el área que planeas rasurar. De preferencia hazlo un día antes de empezar el proceso de rasurado para evitar tanto impacto en tu piel, si no te es posible, es mejor que lo hagas con la piel húmeda al bañarte. Este paso es esencial para evitar que se queden vellos enterrados que decidan salir en los momentos más inoportunos o se queden ahí formando una mancha oscura y desagradable.

Vía: Instagram

Vía: Instagram

Lava bien tu piel

Si tienes la piel muy grasosa, lo mejor es que apliques jabones neutros, pero usualmente es más recomendable usar jabones con aceites como de avena o almendra para que hidraten la piel a profundidad. Asegúrate de enjuagarlo por completo y que no queden residuos de tu exfoliante si decidiste hacerlo en la regadera.

Vía: Pinterest

Vía: Pinterest

Usa acondicionador

Suena extraño, pero funciona. Aplica una ligera capa de acondicionador de cabello en el área a rasurar, asegurándote de que no se introduzca en cavidades y verás cómo todo se vuelve más fácil. El rastrillo se desliza fácilmente, eliminando todo el vello que se encuentre en su camino sin esfuerzo y los elementos hidratantes del acondicionador protegerán tu piel sin resecarla.

Vía: Tenor

Vía: Tenor

Da una segunda pasada

Por más que prestemos atención a todo detalle, siempre, siempre, se nos van a ir algunos pelitos solitarios que se rehusan a abandonar la piel y se esconden hasta que ya estamos secas y listas para el siguiente paso. No te preocupes, aplica aceite de coco sobre tu piel, primero para devolverle su suavidad, déjala absorber y aplica otra capa. Antes de que se absorba por completo vuelve a pasar el rastrillo por las secciones donde quedó vello o por toda la zona que rasuraste, solo para estar segura. Aplica tu crema hidratante como normalmente lo haces.

Vía: Leaf.tv

Vía: Leaf.tv

Es importante destacar que no todas las zonas son iguales, por lo que debes asegurarte de tener un rastrillo o navaja adecuada para cada sección. Si es un área muy sensible, evita los rastrillos normales y usa uno de precisión con protección para cortes.

Con este proceso no solamente tendrás una piel más tersa y radiante si no que inhibirás el crecimiento del vello. ¿Podrás con tanta suavidad?

piel

TAGS:

HISTORIAS RELACIONADAS