Cómo despedirte de un trabajo y enfrentar el futuro con una actitud positiva

Por: Abril Romero septiembre 21, 2016

Se te baja la presión de sólo pensarlo… Eres una mujer independiente para la que el trabajo es in-dis-pen-sa-ble, pero la verdad es que ya lo sabes: tu empresa te dirá adiós (o «te dejará ir»).

Aunque estamos a favor de visualizarnos felices y exitosas, también creemos que «mujer precavida vale por dos». Por eso, toma nota de nuestras sugerencias para encarar el proceso con una actitud positiva. Inhala paz, exhala ansiedad. El mundo no se acaba, ¡el show debe continuar!

Contrólate

Ya sea que te lo pidan amable o descortésmente, nunca pierdas tu centro. ¿A qué nos referimos? No insultes, grites o supliques. No insultes a tu interlocutor, sea quien sea, te caiga como te caiga. No grites a pulmón herido: «¡no es justo!», «¡malagradecidos!» o «¡se las verán conmigo!»; no tiene caso. Y no supliques quedarte. Aunque realmente necesites el trabajo, tienes algo que se llama dignidad y debes cuidarla (ojo, que no estamos hablando de ego). Si de verdad no entiendes por qué te despiden y crees que hay un malentendido, explícalo con calma. Si no te lo permiten, escríbelo. Si no te reciben la carta, olvídalo. Aprende a soltar lo que no depende de ti.

woman meditating yoga in lotus position on busy urban street

Contrólate 2.0

Finalmente saliste airosa de la oficina. ¡Suelta el celular! El peor lugar para desahogarte son las redes sociales. ¡No lo hagas! Es tentador, suena como la mejor idea, ¡pero no lo es! Llama a tu pareja, tu mamá, tu mejor amiga, ¡a quien más confianza le tengas! Llora, alega, grita, patalea, desahógate. Pero nunca lo hagas en Facebook, Twitter ni Instagram. ¿Por qué? La cruel realidad es que no ayuda en nada y sí te puede afectar en cuanto a imagen —cómo te perciben los demás— y prestigio. Todos tenemos nuestro lado oscuro, pero no hace falta que todos lo conozcan. Además, nunca se sabe en manos de quién puede caer ese mensaje escrito con las vísceras; o sí. Por si no sabías, la gente se toma la molestia de tomar screenshots y guardar esos momentos de desahogo para la posteridad. Piensa: si lo leyera tu futuro empleador, ¿te contrataría?

Ritual detox

Este es ritual un poco extraño, pero en aras de construir una actitud positiva, inténtalo: corta un limón en cuatro partes, escribe el nombre de la empresa en cada una y tómalas con las manos. Durante 13 minutos, da las gracias. Agradece lo que aprendiste, lo que viviste, lo que disfrutaste. Céntrate en lo positivo. Si solo encuentras cosas negativas (sería raro), enfócate en lo que la situación te enseñó: eres más fuerte de lo que pensabas, practicaste la tolerancia, etc. Tira el limón cerca de la oficina y nuevamente dale las gracias por formar parte de tu historia. Deséales lo mejor y abre tus alas.

Piensa positivo

Una mujer independiente sabe que donde quiera que esté en este momento es resultado de sus decisiones, y que no puede ni debe echarle la culpa a nadie por ello. Ella —y sólo ella— es responsable de su vida, de lo que es, tiene y hace. Traducción: olvídate de la victimización y mantén una actitud positiva. Está comprobado que los pensamientos generan bioquímicos en el cuerpo; los mismos que producen reacciones (emociones) que derivan en conductas. Si piensas: «soy una fracasada, me corrieron y mi carrera profesional está terminada», lo más seguro es que tu cuerpo se encorve, se «achique». Tus emociones harán lo propio; te sentirás triste, deprimida, apagada. Tu comportamiento también se afectará, vibrarás en una frecuencia bajísima. ¿Qué lograrás? No encontrar trabajo, una autoestima de -0.3 y caer en un círculo vicioso. ¡Cambiar este panorama está en tus manos!

woman against the sky with rainbow-colored air balloons in hands. sunny and positive energy of nature. Young beautiful girl on the grass in the park.

Si piensas: «soy una chica exitosa, con mucho talento, amplia experiencia y buena actitud. Hay un mundo de posibilidades allá afuera y mil oportunidades esperándome. El sol sale para todos, voy a ser feliz y encontrar un trabajo que me ayude a realizarme plenamente como mujer y profesionista», lo más seguro es que tu cuerpo se abra, se expanda. Tus emociones harán lo propio; te sentirás ilusionada, entusiasmada, alegre. Tu comportamiento también se afectará, vibrarás en una frecuencia altísima. ¿Qué lograrás? El trabajo de tus sueños, satisfacción máxima y crearás un círculo virtuoso que se reflejará en las demás áreas de tu vida.

Piensa positivo 2.0

Nadie carga más peso del que puede soportar. Piensa que si te está pasando esto es porque lo puedes manejar. Si acaso crees que no, busca las herramientas necesarias para salir adelante. Leer esta nota es un paso, pero quizá te convenga platicar con un life coach, un head hunter o simplemente tener una conversación profunda con Dios o aquello que tú consideres divino. Conéctate con tu yo interno y asegúrale que todo va a estar bien. Porque, ¿sabes algo?, es cierto… Todo va a estar bien.

 

historias-fiufiu

TAGS: desarrollo profesional empoderamiento lifestyle

HISTORIAS RELACIONADAS