mujer sintiéndose bien comiendo yogurt

Probióticos, los superhéroes desconocidos

Por: Fernanda Alvarado mayo 23, 2017

¿Te ha pasado que comes bien, descansas y aún así sientes fatiga? Seguramente todos a tu alrededor te recomiendan tomar vitaminas, pero, ¿qué pensarías si te dijera que la posible solución está en unos bichos conocidos como probióticos?

Nuestro cuerpo tiene más bacterias que células. Muchas de ellas se alojan en el sistema digestivo y se las conoce como flora intestinal. Hoy se sabe que mantener un buen equilibrio de estas bacterias es importante no sólo para la salud digestiva, sino para la salud en general, incluyendo la de la piel, puesto que los microorganismos que moran en nuestra piel están directamente relacionados con enfermedades como la dermatitis atópica.

¡A comer bichos!

Los probióticos son bacterias vivas contenidas en diversos productos. Se encuentran en alimentos y bebidas fermentadas como las verduras fermentadas, la sopa miso, el kéfir, las bebidas lácteas fermentadas, el tepache, el té de kombucha o el yogurt. También los puedes encontrar como suplementos en cápsulas o ampolletas.

Una dieta rica en probióticos contribuye a equilibrar la microbiota intestinal. Mientras más bacterias buenas, menos oportunidad tienen las bacterias malas de hacer de las suyas y provocar molestias en nuestro intestino.

Sopa miso. Digestión saludable. Probióticos en alimentos.

¿Probióticos = enzimas digestivas?

No te confundas. Si bien ambos favorecen la salud digestiva, no significan lo mismo. Las enzimas digestivas son producidas por nuestro propio organismo (principalmente en el páncreas y el intestino delgado) y su objetivo es ayudar a que todo lo que comemos se rompa en pequeñas moléculas para que nuestro cuerpo absorba correctamente los nutrimentos.

Una buena digestión depende en parte de lo que comes, pero también es importante considerar que un mal control del estrés puede provocar que nuestras hormonas se alteren, que el sistema de defensa se debilite, que no se digieran correctamente los alimentos y, lo más triste del asunto, ¡que te aprieten los jeans! El evil estrés genera una espantosa hormona que altera el buen funcionamiento del aparato digestivo, aumenta las ganas de comer (principalmente alimentos ricos en azúcares y grasas), promueve la acumulación de grasa y la pérdida de cabello; uff, #CeroSexy.

hair loss

¡Bájale dos rayitas!

Ubica el origen del estrés y una vez que encuentres la respuesta, haz algo al respecto. Por otro lado, es importante que incluyas actividad física, pues ejercitarte –por lo menos– 30 minutos todos los días contribuye a un mejor control del estrés. ¿Sabías que la gente que a diario hace deporte suele ser más tranquila, por lo que afronta los problemas con calma? El yoga, acompañado de algún ejercicio de tipo cardiovascular, forma el combo perfecto para mantener la salud digestiva.

Mujer tomando un respiro para tener salud digestiva.

Como verás, es sencillo, pero hay que poner de nuestra parte. Cuídate desde dentro: incluye probióticos, haz ejercicio y no dejes de sonreír. Recuerda que si te sientes bien, ¡te ves bien!

historias-fiufiu

TAGS: alimentación ejercicio lifestyle

HISTORIAS RELACIONADAS