mdv

Historias inspiradas en Mujeres de Valor.

Por: FiuFiu Staff diciembre 2, 2016

Hace unos meses les platicamos de Mujeres de Valor, un programa que L’oreal Paris lanzó en mayo de este año, el cual tiene como objetivo reconocer, celebrar y apoyar los logros de las mujeres que están haciendo una diferencia en el mundo. A lo largo de la campaña, el público nominó a 73 Mujeres de Valor con historias inspiradoras de las cuales, un jurado conformado por la marca en colaboración con Fundación Origen, Victoria 147 y la agencia de publicidad McCann Erikson, seleccionaron a Daniela, Guadalupe y Mari como las tres ganadoras de esta primera edición, sin embargo el proyecto Mujeres de Valor no termina aquí, ya que la segunda etapa consiste en un premio adicional para la historia más votada por el público.

A continuación te presentamos las historias de estas super mujeres que nos inspiran a ser cada día la mejor versión de nosotras mismas y te invitamos a votar por tu favorita.

Daniela Ancira Ruíz, una de las ganadoras de este proyecto, conoció una cárcel por primera vez, como parte de un proyecto universitario, en 2010. Fue ahí donde surgió la idea de hacer algo urgente por el sistema penitenciario de México. En el 2013, Daniela fundó La Cana, Proyecto de Reinserción Social, A.C., organización que tiene como objetivo lograr la reinserción social de las personas privadas de la libertad, a través de la implementación de talleres productivos dentro de prisión, con la finalidad de que los internos e internas aprendan un oficio en el que se puedan ver remunerados lejos de la delincuencia y puedan acceder a una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

Otra historia ganadora es la de Guadalupe Irely Noreña, quien fue diagnosticada con esclerosis múltiple una enfermedad crónico degenerativa discapacitante, lo que la llevó a estar en cama por meses hasta dejar de luchar. Hasta que un día su mamá con unas simples palabras de esperanza y como último recurso la hizo tocar fondo para así volver a luchar y levantarse de la cama a la cual ella se había sentenciado. Al enterarse de que existían muchas personas con este diagnóstico, Guadalupe Irely, dio comienzo a las primeras actividades de lo que después sería consolidada como la Asociación Civil de Guerrera En Vida. Como representante legal y presidenta electa Guadalupe siente una gran responsabilidad de mantener vigente la razón de ser de la asociación, la cual es dar a conocer la enfermedad y dar esperanza a quienes la tienen, exhortándolos a que se rehabiliten de manera integral.

La tercera historia es la de Mari Rouss, quien comenzó con el proyecto MGAS por una experiencia personal. Al nacer, su hija fue diagnosticada con cadera luxada, por lo que Mari Rouss se dio a la tarea de valorarla con diferentes ortopedistas. Al pasar los meses se dieron cuenta que el desarrollo de la niña no era el adecuado para su edad, después de buscar un diagnóstico con los mejores doctores de México y diferentes países hasta llegar a Houston, unos médicos rusos fueron los primeros en diagnosticar a María Antonia con parálisis cerebral. Ellos realizaron una cirugía denominada Fibrotomía Gradual Muscular que ayuda a que niños y niñas logren un mayor rango de movimiento y una mejor calidad de vida. María Antonia fue operada por primera vez en Noviembre 2013, a los dos años 3 meses, con excelentes resultados. Al poco tiempo comenzó a caminar, se hizo más independiente y pudo hablar. Al ver los resultados, Mari Rouss junto con su esposo y familia, tomaron la decisión de traer a esos médicos rusos a operar a niños y niñas con discapacidad de escasos recursos. Al día de hoy, han operado a 296 niños y niñas de México, Estados Unidos y Latinoamérica.

Puedes conocer más acerca del proyecto y de estas tres causas que inspiran dando clic aquí, y no olvides votar por tu favorita para que una de estas mujeres gane un premio adicional de $50,000 MXP  que ayudará a mejorar la calidad de vida de más personas por medio de sus proyectos. Las votaciones cierran el  12 de diciembre 2016.

historias-fiufiu

TAGS: desarrollo profesional empoderamiento familia

HISTORIAS RELACIONADAS