desanorarsecerebro

5 cosas que le pasan a tu cerebro cuando te desenamoras

Por: FiuFiu Staff junio 10, 2017

Dicen las frases coloquiales y cliché que “cuando llega el amor, llega”; dulce y romántico, más puro que cualquier divinidad, más poderoso que la maldad, el odio y aquello que nos hace fracasar como seres humanos. Cuando estamos enamoradas nuestro cerebro comunica los mejores momentos de romance desbordado, al tiempo que compartimos obsesiones, pasiones, intereses y gustos.

Decimos que lo amamos cuando –figurativamente– nuestro corazón explota y las palabras “te quiero” ya no son suficientes; ese instante en el que dormimos a su lado y sonreímos sin darnos cuenta teniendo en la cabeza una frase que varía dependiendo de la persona, pero significa lo mismo: “qué cómoda estoy, qué hermoso momento”.

A todas nos llega el amor, nuestro cabeza se inunda de dopamina, una hormona encargada de hacernos sentir felices en extremo y nos provoca una serie de reacciones químicas; electricidad que nuestro cerebro transmite a todo el cuerpo y nos hace decir, regalar o actuar de una manera maravillosa, pero, ¿qué pasa cuando todo eso se termina y no nos queda más que superar o resignarnos a una vida sin romance? Te explicamos a continuación:

Dejas de producir dopamina

Dejar de producir dopamina es lo más evidente, ésta es una hormona que nos provoca placer y hace que al enamorarnos pensemos más en las emociones que en la razón; seguimos nuestro instinto natural y somos felices.

dopamina

Vía Instagram @thoughtcatalog

El problema surge con la ruptura, ya que nuestro cuerpo, al estar acostumbrado a una dosis diaria de dopamina, exige más y más; sin embargo, nadie puede nutrir ese hueco y lo que hacemos es pasar a un periodo de abstinencia, ahí comenzamos a “desechar” nuestro amor y también es cuando nos dicen aquella frase cliché: “el tiempo lo cura todo”.

Pierdes norepinefrina

La norepinefrina es una sustancia que se mueve en nuestra cabeza cuando estamos enamoradas y tiene varios efectos: desde que nos ayuda a recordar los mejores momentos a su lado hasta darnos un plus de energía y estemos positivas en todo momento. Sin embargo, cuando nos desenamoramos tendemos a olvidar las cosas buenas y canalizamos nuestras decisiones a algo negativo.

norepinefrina

Vía Instagram @rektmag

De hecho, cuando sufrimos una ruptura es común que recurramos al chocolate para aliviarnos, ya que éste contiene altas dosis de norepinefrina. Por otro lado, si ya has superado tu relación amorosa sería bueno recurrir a este tipo de alimentos para que siempre te muestres feliz.

El cerebro pide serotina

¿Alguna vez te has preguntado por qué no puedes dejar de pensar en esa persona? Ésta es la hormona culpable de eso y más porque si no se controla puede causar una severa obsesión o que comencemos a fantasear cosas irrealizables con esa persona. Esta sustancia es común por lo menos el primer año de la relación, ya que durante este tiempo somos las más cursis del mundo y pasando este periodo es posible que la serotina reduzca y así, dejemos de pensar de manera pasional para pasar a una relación basada en el amor, el compromiso y la confianza.

serotina

Vía Instagram @lakeflora

Ésta puede ser la razón por la que muchas parejas se separan, ya que suelen decir que “no es lo mismo de antes”, cuando en realidad sólo están evolucionando a algo más: un compromiso que tu cerebro asume como “amor verdadero”. Si superas esta etapa estás del otro lado, pero si no, posiblemente busques obtener serotina de alguna u otra manera, es nuestra naturaleza.

Se puede generar una adicción

En los peores casos, la pérdida de las tres sustancias más importantes que mencionamos anteriormente puede generar una especie de adicción a no sentirnos solas o simplemente estar en un círculo vicioso. Esto se puede observar en las personas que saltan de una relación a otra sin dar espacio para que puedan superar a la anterior, una práctica que puede llevarnos a ser adictas a querer tener un romance aplicando lo que coloquialmente se conoce como: “clavo saca otro clavo”.

adicción

Vía Instagram @Vía Instagram @lakeflora

Logra recuperarse

Por lógica cuando nos alejamos de la persona que más queremos en el mundo, la dopamina nos exige tener otra vez a esa persona cerca; vemos fotos de ellos, intentamos hablarles o simplemente utilizamos las redes sociales para saber lo que acontece en su vida. En esa etapa nuestro cerebro está en una especie de estrés y dolor, pero cuando logramos superarlo, este mismo órgano hace que nos estabilicemos y poco a poco nos equilibremos hasta recuperarnos totalmente.

recuperarse

Vía Instagram @thoughtcatalog

No cabe duda que el enamoramiento es una adicción –químicamente hablando– que el cerebro registra como si fuera una droga. Las hormonas que intervienen son tan poderosas que nos pueden obsesionar o simplemente derribarnos cuando dejamos de alimentarlas. Aquí es importante que te conozcas a ti misma y así ayudar a que tu cerebro llegue a ese equilibrio lo más pronto posible.

historias-fiufiu

TAGS: desarrollo profesional lifestyle pareja

HISTORIAS RELACIONADAS